Virus y Ataques informáticos.




Este problema no es nada nuevo y en el fondo es una intrusión en la intimidad de una persona o entidad en tanto en cuanto se accede a información confidencial, equipos y sistemas sin el consentimiento, obviamente, de su dueño. Esto suele realizarse principalmente con los mismos fines con los que se venía haciendo antes de la llegada de las redes sociales: cracker, hacker, etc.

Este tipo de ataques pueden derivar en estafas económicas cuando se obtiene información bancaria del usuario. Especial uso relevante en los últimos tiempos el "ciberespionaje" industrial.

En estos recursos sirven de ejemplo de este tipo de peligros.

Podemos defendernos de estos ataques, siguiendo algunos consejos de seguridad:
  • Antivirus: Manténgalo activado, recibiendo las actualizaciones automáticas y realizando un escaneo al menos una vez por semana.
  • Firewall: Active un programa, preste atención a los mensajes que exhíbe y sólo autorice acciones de programas de confianza.
  • Mensajes: No abra adjuntos o clickee en links provenientes de mensajes con remitente desconocido.
  • Desconfianza: Aún e-mails que parecen venir de amigos pueden tener problemas. Si no supiera lo que está siendo enviado, pregunte a la persona antes de abrir o clickear.
  • Cadenas: No envíe cadenas de e-mails graciosos o divertidos; usted puede estar ayudando a esparcir virus y otras amenazas
  • Compras: Si recibe e-mails de webs de comercio, aunque haya hecho una compra, visite la web escribiendo la dirección en el browser en vez de clickear links.
  • Contraseñas: Para evitar problemas, incluso en el caso de robo de información, modifique a menudo las contraseñas importantes, como la de la web de su banco.