Estafas económicas.




Nuevos tiempos, nuevos métodos, nuevos timos y estafas. El acceso a las redes sociales añade nuevas variables a las ya existentes en Internet. Ahora el acceso a amigos y familiares es mucho más sencillo y técnicas como el phishing [1] crecen exponencialmente.

En los siguientes enlace se muestran diferentes técnicas que vienen utilizándose utilizando como herramienta estas redes.


[1] Phishing denomina un tipo de delito encuadrado dentro del ámbito de las estafas cibernéticas, y que se comete por intentar adquirir información confidencial de forma fraudulenta. El estafador, conocido como phisher, se hace pasar por una persona o empresa de confianza. (Wikipedia)

Cómo consiguen el dinero

La mayor parte de fraudes y de técnicas de publicidad engañosa está en los eventos, ya que quienes lo fomentan se han dado cuenta de que los enlaces colocados en los muros de los usuarios acaban perdiéndose en un mar de contenido.
Cuando funciona el reclamo y el usuario se suma al evento, comienza el timo. Se le pide que visite la página de más información en la que recibe instrucciones concretas de cómo llevar a cabo esa acción que persigue. Pero saber quién le bloqueó, quién visitó su perfil o para ver ese vídeo tendrá que pagar dinero.
La forma más sencilla de estafar es pedir que se rellene un formulario en el que se debe incluir el número de teléfono. Ese número es usado automáticamente para suscribir un servicio premiun del que el estafador saca beneficio. En otras ocasiones se propone participar en una encuesta o en un concurso como forma de obtener los datos personales.
También hay ocasiones en la que los estafadores no se quedan directamente con el dinero del usuario; sencillamente les engañan para poder obtener clics hacia sus webs y aumentar así sus ingresos por publicidad. Para conseguir esas visitas ocultan sus enlaces con acortadores de URL que impiden al usuario saber dónde está yendo para satisfacer su curiosidad.
Por tanto, ya no basta con prestar atención a las aplicaciones que se descargan y los enlaces que se clican, sino también a los eventos que se aceptan. Porque incluso si están en el muro de a un amigo, pueden ser de riesgo.